MINI-MINI TALADRO

En la mayoría de los hogares hay un taladro. En los hogares de los modelistas navales, hay más de uno. Fijos y potentes. Portátiles y de diferentes potencias e incluso mini taladros para poder practicar un agujero en espacios reducidos donde no tiene cabida el taladro habitual tipo pistola.

Cuando trabajamos con un plano detallado donde figuran todos los agujeros con indicación de su diámetro y su posición, la mecanización de las diferentes partes del barco no presenta mayor problema puesto que la pieza en cuestión puede ser totalmente mecanizada antes de su montaje.

Pero no siempre ocurre así, unas veces por despiste, nos hemos olvidado de hacer un taladro, otras porque trabajamos sobre la marcha improvisando soluciones o porque motores, servos y demás equipamiento necesario para un modelo navegable no se ajustan a las medidas que habíamos obtenido sobre un catálogo o ese elemento que habíamos previsto instalar el fabricante lo ha retirado de su producción y hemos de recurrir a uno de similares características de otro fabricante pero que no se ajusta a medida, por lo menos a NUESTRA MEDIDA y una vez la pieza montada y encolada su accesibilidad es más problemática.

Seguramente esto que explico nos ha ocurrido a todos. A mí en casi cada montaje y en algunas ocasiones hasta dos y tres veces. Cansado de que esto me ocurra con cierta frecuencia, he construido un mini-mini taladro donde pueda meterlo en espacios reducidos y así poder hacer el agujero necesario sin el socorrido "truco" de coger una broca y hacerla girar digitalmente. (Léase con los dedos)

En su versión más simple un mini-mini consta de un motor, un portabrocas, dos tornillos y la broca o fresa. Cualquier motor que tengamos procedente del desguace de un juguete de nuestros hijos o nietos nos puede servir. Yo he utilizado un motor recuperado. Se trata de un Mabuchi, RC2805A cuya tensión nominal es de 6 voltios, gira, en vacío, a 14.000 rpm y cuyo consumo va de los 280 mA. hasta los 9 A. en función de la carga a que lo sometamos. Estos datos los he obtenido del catálogo de Mabuchi y por eliminación he llegado a la conclusión que estas son las características del motor disponible.

Ahora hay que fabricar un portabrocas. El diámetro del eje de salida del motor es de 2 milímetros y su longitud de 11 mm. Un trozo de varilla de 6 mm. (mejor si es de 10), será suficiente, puede ser redonda o exagonal. De una varilla exagonal de latón de 6 mm. entre caras he cortado un trozo de 27 mm., después de refrentar sus caras me ha quedado una longitud de 26 mm., más que suficiente para nuestro propósito.

Como el diámetro del eje de salida del motor es de 2 mm. he hecho un taladro pasante de 2 y en una de sus caras y a una distancia de sus extremos de 7 mm. he hecho sendos agujeros pasantes utilizando, esta vez, una broca de 2,5 mm. para después pasarle un macho de roscar M3. Como el paso de la rosca métrica 3 es de 0.35, en realidad la broca debería ser de (3 - 0.35 = 2.65) pero al ser el latón un metal blando y no disponer de ese diámetro, no tendremos ningún problema al hacer la rosca partiendo de un taladro de 2.5 mm.

Al hacer los agujeros pasantes nos permite hacer la rosca, también, pasante con lo cual podemos poner los tornillos que fijarán el portabrocas al eje del motor por cualquiera de sus caras y eso mismo con el tornillo que fija la broca. De esa manera podemos fijar los tornillos en caras opuestas con lo cual el portabrocas girará equilibrado no teniendo vibración por la descompensación de las masas, máxime si ponemos tornillos con cabeza, cuya masa es mayor que la de un prisionero, anulándose, así, mutuamente ambas masas por ser opuestas.

Podemos hacer varios portabrocas, por un extremo todos tendrán un taladro de 2 mm. que es el diámetro de nuestro motor y por el otro extremo el diámetro de la broca que hayamos de utilizar. Así podemos tener una colección de portabrocas que cubra los diámetros desde 0.5 mm. hasta 3.5 mm. por ejemplo. Todo dependerá de la potencia del motor, del espesor y la dureza del material a taladrar.

Alguien sugerirá poner un motor con reducción para ganar potencia a costa de velocidad, otros un regulador de velocidad, pero, en este caso se pierde la esencia del mini-mini y la industria nos ofrece mejores soluciones que las que seamos capaces de hacer con nuestros medios.

Si queremos hacer un mini-mini más elaborado podemos confeccionar una carcasa para el motor. En nuestro caso hemos partido de un envase de pastillas anticatarrales de la marca Couldina, es de forma tubular, de aluminio y dimensión suficiente para cualquier tipo de motor que utilicemos. La única limitación es su diámetro de 26.40 mm. Por supuesto, podemos utilizar cualquier otro tipo de tubo, sea de aluminio, plástico o cualquier otro tipo de material. Utilizando la tapa y el espacio libre que nos proporciona, podemos dotar a nuestro mini de un conector para la alimentación eléctrica tipo Canon y de un interruptor o pulsador para la maniobra paro-marcha.

Otra opción consiste en cortar el tapón, teniendo la precaución de hacerlo por debajo de la parte cónica para permitir un cierre fácil. En la cavidad que nos deja el tapón haremos dos orificios de 3 mm. por los que pasaremos dos tornillos con las cabezas hacia el interior del tapón. Haremos sendas anillas a los cables de alimentación del motor que introduciremos en los tornillos y mediante dos tuercas exteriores quedaran fijados a la tapa. Esto no quita para poner un poco de Araldit y asegurar, aún más, la unión.

El cable de alimentación, propiamente dicho, en un extremo terminará en dos anillas que pasaremos a través del cuerpo del tornillo que asoma por la tapa y quedará fijado mediante una tuerca con su correspondiente arandela. También podemos optar por soldarle un par de pinzas tipo cocodrilo, una roja y otra negra para distinguir la polaridad y que el sentido de giro del motor sea el adecuado. El otro extremo puede terminar en un conector adecuado a la fuente de alimentación que utilicemos, sea a base de pilas o baterías, o cualquier cargador o alimentador que tengamos de tensión y potencia adecuados a las necesidades del motor que utilicemos.

Para la maniobra de paro-marcha podemos intercalar en serie en uno de los conductores un interruptor o sencillamente comandar esta operación por el sencillo expediente de desconectar, de la fuente de alimentación, uno de los conductores.

Saludos y como de costumbre a vuestra disposición.